lunes, 21 de noviembre de 2016

Leitmotiv


Breve,
como el trueno que despierta
fue el silencio regado a nuestros labios.
Pero ya no importaba.
Y mientras la noche
se arremolinaba a nuestro alrededor,
te besé por vez primera.

Etcéteras




Hay sed  de desencuentro  
al final de la dicha. 
Nos escondemos  a parir 
la jauría lasciva  
de nuevos recuerdos,
que nos circundan, 
ansiándonos.
Murmuro un susurro
tibio y punzante:

"Si aquí vas a matarme,
que rápido sea"
  
Nazco de la ausencia,  
y vuelvo a cometer el crimen  
promiscuo y falaz  
de extrañarte sin fin.

martes, 14 de junio de 2016

Medieval

Cautiva,
la duda se hizo eterna
en los cuarzos, 
en los pliegues del tiempo.
Y se hizo eco del ego
de los claustros siniestros,
del vergel de tu sombra,
mancia de los páramos en eclosión,
sosiego de mi locura.
Rompe el ruido su silencio,
de gris medieval,
y violenta llamarada
en silueta de sonrisa
desde sus labios
la noche desperdiga.

Aquelarre


Inquieta luz de llama,
que álgida escapa
a través de la ventana
burlándose de la alfombra
que afuera teje la sombra
de la luna austral,
y del aquelarre indómito
de aladas y oscuras siluetas
que por venganza,
y al son del aliento de la llama,
una danza retuercen
con tanta lasitud
como mi desgracia,
tan circular,
de no tenerte.

Philosophia


El cuerpo se abre
como una flor.
Beso el sitio
que alumbraste en mí,
atizo el fulgor y
te recupero donde 
duerme el anhelo
de esa tarde de otoño.
Peregrino solemne, 
como un borracho, 
tu ausencia.
Por dentro
la monótona nota blanca 
va arrullándome la saliva.
Mansamente, en otros lugares,
baila un ermitaño,
se droga un comunista,
y termina su plegaria el terrorista.
Aquí esta tristeza me escribe
con el pulso arropado,
estridente y animal,
y a regañadientes
el espiritu en zozobra
va arreando esta marea
esperando tu olvido,
con el desencanto
escarchando el frenesí
de entender.

Tregua



Dulce canción del tiempo,
susurro en el viento,
tan fragil, tan liviana,
resucita arrebolada
la ceniza de los huesos,
la simiente de la estirpe
que cubrirá el mañana.
Hoy no hay tregua.
Nos duele gastar un cuerpo,
nos duele la luz del escenario,
el traqueteo de la Luna.
Y en el trampolín
de la punta de la lengua
la palabra se acobarda.
Lasciva.
Nunca hay tregua.
Hoy, en los confines 
del lujo de la confianza,
me embebo de este flagelo.

Hardware Bug

-Who are you? Get out of my house!!!
-Please fix me mom!!! The link says “try me"!!!

viernes, 15 de febrero de 2013

Cemento



Regreso
al laberinto gris,
al romance enfermo
de camas y flores muertas.
Y leo
en tu cuerpo
el vestigio del sueño cruel,
eterno en mi,
también.

Errante


Con fruición
del refinado aspaviento
serpenteaba un deseo,
donde el artificio,
abyecto, sacrílego,
y la nada
se apoderaban de sus palabras.
Existir.
El reflejo de la luna
sobre el filo del puñal
sembró la crónica
de una fuga desmaterializada
y desdibujaba, finalmente,
la cicatriz de su encanto.
Al horizonte quedó ceñida
la prole descomunal
de su mirada.
Tejió la marcha,
con piedras por tierra,
con piedras por mar.

Mercurio


Reverbera
el alado ramillete de palabras,
alumbrando el velo colosal,
la miel de los años.
¿Acaso sacudir el espanto,
el descanso te devuelve,
mejor que el anhelo consumado,
o la risa de la realidad,
que entre cejas se te cuela?
Presiento
un derretir presuroso de uñas
en el alquitrán que cubre
tu ideal tan liviano.
Hoy ha llovido mercurio,
y he aprendido
a describir el ademán
de una inocencia,
a tergiversar los confines
de la ignorancia,
a desentrenar
el malabar infinito
de tu quizás.